La historia de la Camiseta Azul Argentina de 1986

Una de las más emblemática del fútbol Mundial.

En octavos de final del mundial de México ´86, Argentina debia enfrentar a Uruguay en el clásico rioplatense. Ante una similitd de colores en sus camisetas, se decidio que la Argentina juegue con la alternativa azul y su rival con la blanca. El partido se desarrollo a favor del equipo de Maradona por 1 a 0 avanzando hacia la semifinal ante Inglaterra.

Finalizado el encuentro, Bilardo, el director técnico argentino y un verdadero obsesivo detallista del fútbol, notó que las camisetas de su equipo estaban totalmente empapadas de agua producto de la transpiración, incrementando su peso considerablemente, haciendo que sus jugadores pierdan rendimiento (quizás fueron estos detalles los que hicieron exitoso a Bilardo, siendo campeón del mundo en el ´86 y subcampeón en el ´90).

Al comparalas con las camisetas titulares celestes y blancas que habían llevado a México, vio que esta tenían unos agujeros muy pequeños que facilitaban la respiración del cuerpo y por consecuencia, la evaporación mas rápida de la transpiración, una novedad para la época. Una tecnologia que la Azul no tenia.

Carlos Bilardo, mandó a pedir inmediatamente una remera diferente para sus jugadores.

Traer rapidamente otro juego de camisetas desde Buenos Aires era logisticamente imposible, por lo que pidió al gerente de la AFA, Rubén Moschella, salir a buscar en todas las tiendas de deportes de la capital Mexicana una nueva camiseta de color azul que fuera más liviana para poder soportar mejor los efectos del calor.

Asi lo expresaba Moschella: “En ese momento, Bilardo estaba con todas las pilas puestas. Le pidió al utilero una camiseta y nos quiso enseñar cómo quería el calado para que entre aire. Las cortó y yo le decía que me las estaba rompiendo. Tenían agujeros y no teníamos para jugar ante Inglaterra. Entonces, empezó el karma que duró 48 horas. Me tocó salir por todo el DF para recorrer negocios, buscando camisetas azules. Encima, con el logo de la marca que nos vestía. Llegué a un local y encontré dos azules. Pedí que me las reservaran y llegué a la concentración para mostrarlas. Me encontré con el utilero y con Bilardo, que me dio una negativa. Pero pasó Maradona y Bilardo le mostró ambas remeras. Le preguntó cuál le gustaba. ‘Está linda ésta. Esta bien”, dijo Diego. Era la brillosa que el DT no quería. Y luego me terminó diciendo ‘juguemos con ésta”.

Una vez conseguidas estas nuevas camisetas, se presentó un nuevo problema a superar, no tenían los escudos ni los números en el dorsal. El escudo argentino fue redibujado en computadora por un diseñador del club América el cual omitió dos detalles, por un lado el diseño no era el actual, sino el utilizado en el mundial 78, y por otra parte no tenía los laureles que circundan la sigla AFA. Respecto a los números grises correspondían al fútbol americano.

Con la ayuda de las mujeres que cocinaban y limpiaban en la concentración de Argentina, también trabajadoras del Club América, bordaron los logos, los cosieron a las camisetas y luego pegaron los números.

“Un día antes del partido, a las seis de la tarde, están cosiendo las mujeres.. ! Que lindas camisetas! … Si salimos campeones del mundo, nose, nos tienen que hacer un monumento a todos”… Relataba Burruchaga la situación.

(Ver el video original del momento en que cosen la camiseta Azul)

“El escudo de AFA es el antiguo, no tiene los laureles. Los números tenían que ser blancos pero tenían unos grises oscuros. Si se fijan, son números brillosos, grises, de fútbol americano”, detalló Moschella.

Es así como la Argentina saldría al campo de juego el 22 de junio de 1986, a disputar el mejor partido de su história ante un rival, donde no solo se jugaban emociones deportivas como políticas.

El resto, es historia es conocida, aunque hay un capítulo extra.
Puedes leer aquí: El Partido que cambio la historia del fútbol.

Al terminar el encuentro, Diego Armando Maradona cambió su camiseta con Steve Hodge, volante inglés. Este sin darse cuenta en el momento, se adueñaria quizas de la camiseta deportiva más emblemática del mundo y que cambiaria su vida.

Puedes leer aquí: ¿Dónde está la Camiseta Azul de la Mano de Dios?

¿Dónde está la Camiseta Azul de la Mano de Dios?

Para responder esta pregunta debemos centrar nuestros ojos en Steve Hodge, el futbolista inglés que intercambió el 22 de junio de 1986 su camiseta blanca por la hasta el momento, la desprolija y desconocida camiseta azul de Diego Armando Maradona.

Puedes leer aquí: El origen de la Camiseta Azul de Argentina con Inglaterra en 1986.

Steve Hodge tenia para la època del Mundial de México 1986, màs que 300 partidos como mediocampista. Durante años, la ya no desconocida y ahora preciada camiseta con la que Diego le cambió la vida a los argentinos, durmió en el ático de su casa llena de polvo ambiente.

Ese 22 de junio trajo a la vida de este jugador inglés, un cambió rotundo, no solo participó del involuntario pase atrás con el que Diego, con ayuda de La Mano de Dios, abriría el marcador por 1 a 0 para Argentina, sino que luego del 2 a 1 final, que llevaría a la Argentina a las semifinales de la Copa del Mundo, intercambió su camiseta con Diego. Sin darse cuenta paso, a ser dueño de un pedazo de historia del fútbol mundial.

Nunca hasta ese momento, Hodge había sido tan reconocido. Se convirtió, para la prensa mundial , en The Man with Maradona’s Shirt, “El hombre con la camiseta de Maradona”. como el título de su libro autobiográfico, publicado en 2010.

“La gente me hace más preguntas por la camiseta de Diego Maradona que por otra cosa. Nunca la lavé, todavía tiene sus transpiración y su ADN en la tela”, dice Hodge y agrega:

–”Tuve ofertas para venderla pero no quise hacerlo: es el gran momento de mi carrera, y un recuerdo del mejor futbolista que jugó este deporte. El fútbol es más que fútbol, aunque mucha gente no lo crea”.

Steve Hodge, como tenia miedo a un posible robo, creyó que como toda pieza de arte debia estar bien custodiada, es por eso que la camiseta 10 argentina ya no estaba en su casa sino en un banco.

Finalmente entendió que un pedazo de historia no podía quedar en las sombras, sin ser exhibida al público, es por eso que decidió cederla al museo “Es el objeto que todos quieren ver”, dicen los encargados del museo.

El emblema Azul del fútbol mundial, se encuentra está hoy en el nuevo Museo Nacional del Fútbol, en Manchester, Inglaterra. Colgada en una vitrina, conservando aún el ADN Maradoniano impregnado en su tela. Debajo de ella lleva la leyenda de ‘Hand of God’. “La Mano de Dios”

Un dato de color

La camiseta que Diego recibió de Hodge en el intercambio llevaba el número 18, pero a Maradona le gustaba coleccionar las número 10 de sus rivales, es por eso que al volver al vestuario argentino, vio que su compañero Oscar Garré tenia la 10 de Gary Lineker en sus manos y se la cambio por la 18 de Hodge.

“Vinieron los ingleses con sus camisetas, tocaron la puerta y nos dijeron ‘change’. Yo se la cambié a Lineker, que era el 9 del equipo pero usaba la 10. Diego se enteró enseguida y me dijo: ‘Perro, vos sabés que yo colecciono los números 10’, ¿no me la das?’. ¿Y cómo le iba a decir que no? Así que le di la de Lineker y me quedé con la que él me dio”, relataba Garré.

.